Chocolate

Si, lo que pasa es que no tengo la capacidad de afrontar mis sentimientos y prefiero evadirte. Pero no hablar de ti, no significa que no te demuestre. He comprendido que tu necesidad de tener algo que yo no te puedo dar, te ha llevado a buscarlo, a tu modo, pero sé que de fondo has comenzado a hacerlo, y es tu inicio. Hay cosas que he notado en ti de las que no quisiste platicarme, ocultarme cositas que aunque no te lo dije, supe y acepté. Se que sales con alguien, que aún la ves en cada oportunidad y procuras sus palabras, (sé perfectamente quien es) es una de ellas. Me parece bien que te des la oportunidad de ampliar tus horizontes y estoy de acuerdo en que he tenido mucho de culpa por meterme en tu vida una y otra vez, tras terminar, y ya no quiero. Te mereces más felicidad de lo que mi relación te puede dar. Es difícil lidiar con lo bueno, con lo que extrañamos de nuestra relación, pero también será mejor para los dos, para nuestra salud y para nuestras creencias que me aleje. Tengo miedo de que vuelva el insomnio y la estupidez a mí, como cuando nos separamos, pero de tanto daño que nos hemos hecho ya no quiero más. Por lo que me falto, por lo que no te ofrecí. De ahora en adelante y para variar, mis problemas y sentimientos no me importarán, de ahora en adelante sólo tu eres el que importa, tu tranquilidad, tu felicidad. Es lo único y mejor que puedo hacer por ti, ofrecerte mi ausencia. Con un nudo en la garganta me despido, esperando que te vaya bien en tus decisiones. No existen palabras que expresen el dolor de no verte, o tenerte cerca. Físicamente duele, pero en un momento, esto se hizo obsesivo. Si me preguntas, si, estoy obsesionada contigo, algo que no he comprendido con los años que tengo de amarte, con lo que nos gusta, pero desde el principio estuvo mal encaminado. Estas palabras siento que pueden extenderse hasta calmar mi tristeza, y a la vez acentuarla, por eso, nunca quise escribirte más. Lo que siento por ti es una ironía, es una mentira y una verdad a la vez, es fantasía y golpes de realidad. Es confuso y doloroso, confuso y hermoso. Nunca pude conciliar la idea de sentirme tan enamorada de ti pero repudiarte. Esa dualidad te confunde lo sé, y no te deja ser feliz a mi lado. Me despido pero debes saber que muy dentro de mí y hasta el final seguirás. Pese a que mis acciones gritan lo contrario, sé que tu amor, es lo mejor que me pudo pasar en estos años. No tengo más que ofrecerte para compensarlo que esta decisión. Fuiste un gran amigo.

CHAB

3 comentarios sobre “Chocolate

  1. Noto culpa en tus palabras… Y perdóname si me equivoco.
    Cada uno somos como somos y, en cierta parte, somos lo que buscamos. No se puede pretender cambiar para gustar… A veces simplemente no somos compatibles con quién queremos y debemos aceptarlo para evitar NUESTRO sufrimiento. Quiérete por favor, debes ser la importante para ti… ♥️

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s