El hombre de mi vida

Imagen8

Toda mujer, hasta la más escéptica, desea en el fondo encontrar el amor en un buen hombre y quizá muy en el fondo, en sus sueños más secretos, desea vivir una historia romántica de película. ¿Qué sería de nuestra vida sin el amor? Considerado por Albert Einstein la fuerza más poderosa del universo (y por mí también).

Sin embargo, la búsqueda del amor no es nada sencilla, en el camino habrá de todo, tropiezos con grandes y pequeñas piedras, unas dolerán más que otras y algunas saldrán del trayecto sin mucho drama. Cada paso dado será crucial parar llegar a mi destino, a la razón por la cual he entregado el corazón en más de una ocasión, con la ilusión de haber encontrado  al indicado: al hombre de mi vida.

No sé cuándo llegarás, pero sé que aparecerás en el momento justo e indicado y sabré que la espera habrá valido la pena. Sé que me amarás tal cual soy, sin ataduras y adorarás mi libertad, el estruendo de mi risa, la manera en que suelo llorar por cosas absurdas, y tomarás mi mano para llevarme por un camino desconocido para los dos, en el que descubriremos las virtudes y defectos del otro.

Quiero que sepas una cosa, no soy una chica fácil, soy una carga de ideas y emociones, un espíritu libre tratando de aprender de la vida. Te darás cuenta que no soy una delicada princesa, a veces digo palabrotas y cuento chistes malos, hay días en los que no me gusta peinarme ni maquillarme y ando por ahí paseándome cómodamente en prendas poco femeninas, con las cuales espero que me sigas viendo hermosa e irresistible.

Deseo encontrar en ti a un amigo, a un cómplice, a un confidente, a un amante, a un compañero de locuras, que un día de la nada me digas “cariño, prepara las maletas nos vamos de campamento”, que te quedes conmigo un sábado por la noche, a cobijados en un sillón viendo películas y comiendo golosinas, que te quedes hasta tarde despierto hablándome de tus sueños e inquietudes y escuches los míos. Qué sea yo la única persona con la que desees compartir hasta el más insignificante de tu vida.

Espero también que cuando lleguen los malos momentos te quedes a mi lado y me susurres al oído que todo va a estar bien, que estás ahí y que no vas a soltarme. Que cuando conozcas lo peor de mí, mis miedos, inseguridades, mi mal carácter y cada una de mis manías, no intentes cambiarlas, sólo entenderlas, así como yo comprenderé y aceptaré tus defectos. No deseo que me concibas perfecta, porque no lo soy, quiero que me ames más allá de mi fachada de chica fuerte, quiero que me ames como realmente soy.

Otras de las cosas que debes entender, es que nunca intentaré atarte, eres libre de tener una vida, de salir a tomar unos tragos con tus amigos, de no complacerme en todo, de decirme cuando estoy en un error y hacerme reconocerlo, de tener  tu propia privacidad, la cual respetaré y esperaré que  hagas lo mismo con la mía. Tampoco estás obligado a tomar la iniciativa en todo, yo también querré seducirte y consentirte, a llenarte de detalles, a conquistarte todos los días como si fuera la primera vez.

A ti, al hombre de mi vida, quiero que estés a mi lado sin ninguna condición o imposición, que hagas y digas lo que sientas, que nunca te detengas por mí, que las decisiones que tomes en nuestro camino sean las que tú creas convenientes; yo te estaré apoyando, porque sé que tú lo harías. Nunca te cortaré las alas, el día que quieras emprender el vuelo, amaré tu libertad con todo lo que conlleva.

Te amaré y amaré tu felicidad. Porque justo eso, es lo que yo espero de ti.

CHAB

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s