A ti que me fuiste infiel…

terapia

Nunca entendí cuál fue tu afán de enamorarme, de buscarme por tanto tiempo, de jurarme que serías diferente a todos los hombres y al final resultaste siendo uno más del montón.

Te alejaste y te fuiste a enamorar de otra, me rompiste el corazón y todavía tuviste el cinismo de volver y reclamarme qué me acosté con otro. ¿Qué esperabas que hiciera? ¿Que te llorara toda una vida? ¿Que me quedará estancada en tus promesas sin cumplir? Todo el tiempo te hiciste la víctima y yo la mala del cuento.

¿Te acuerdas cuando decías que no querías besar otros labios? ¿Cuando decías que sólo mi mano querías tomar y sólo yo te movía el mundo? Y justo en ese momento, tú ya besabas otros labios, ya sostenías otro mundo en tu mano.

¿Dónde quedaron todas esas palabras bonitas? ¿En dónde metiste esas promesas? ¿Le decías lo mismo a ella que a mí?

A ti que me fuiste infiel, a ti te doy las gracias porque me hiciste saber lo fuerte que puedo ser cuando mi mundo se torna gris, ahora sé que puedo sonreír aunque por dentro me esté derrumbando. Ahora sé que puedo superar y seguir adelante aun después de sentir tanto dolor.

A ti, que fuiste tan cínico que cuando te descubrí en la movida, no te quedó de otra más que hacerte la víctima y todavía decirme que fue por mi culpa, dime: ¿Qué daño yo hacía con quererte? ¿Ese fue mi error?

Nunca me viste llorar por ti, nunca supiste las noches que me dormía llorando, qué suerte tienes al no saber cuánto puedes llegar a doler.  Te amaba y odiaba al mismo tiempo, cada día te odiaba más porque a pesar de eso, yo aún te hubiera elegido a ti y si desde un principio hubiese sabido que amarte iba a doler tanto, te habría amado igual.

Ahora que te he superado, entendí muchas cosas, quizá me amaste pero no de la forma correcta, quizá si era verdad tu sentimiento hacía mí, pero no como dicen en las canciones: “Si amar para ti es destruir, engañar, lastimar, estás en un error y creo que no seré la primera persona que lastimarás”. Gracias a ti ahora sé qué es lo que no quiero en un hombre y gracias a ti me conocí a mí misma; ahora sé que puedo llegar a ser muy cursi con alguien y amar de una forma que ni yo misma me imaginaba.

Tú fuiste bueno mintiendo, pero que no te quede duda que yo fui mejor amándote, aun después de lo que me hiciste o dime: ¿Crees que ella te hubiera perdonado saber que a alguien más le contabas las mismas promesas?

Tú mismo nos rompiste, nos acabaste, todo lo bonito que teníamos, tú lo destruiste y tardé en darme cuenta que no fue mi culpa que me engañaras con otra, el del problema eras tú.

A pesar del dolor no te odio, odiar es una palabra muy fuerte, al contrario, espero seas feliz…

Y si no, qué pena… Porque conmigo lo hubieras sido.

 

CHAB

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s