Carta a la mujer que no quiere aceptar que él no la quiere

Pasamos la vida fraguando tretas para disculparnos, vivimos “pobrecitandolos”, es que “pobrecito, trae arrastrando un golpe fuerte antes de mi”, “es que pobrecito, no sabe lo que siente, pero si me ama”, cuando lo que deberíamos estar haciendo, es abrir los sentidos cerrando el corazón un ratito para darnos cuenta de las cosas obvias en el comportamiento masculino.
Muchas veces el amor que sentimos es tal que nos impide tomar razón de lo qué pasa alrededor, escudar sus actitudes con un tul rosa que sale de nuestra caritativa alma enamorada, no ayuda, al contrarío, te sube demasiado y luego el golpe es aún más duro.

La cosa es fácil, si no te busca. No te quiere en su vida. A veces decimos que los hombres son sumamente extraños, complicados y que te vuelven todo, lo cierto es que son seres sumamente prácticos por llamarlo de una forma, si no te llama es por qué no quiere hablar contigo, si no te busca es porque no quiere verte, si no te dice o demuestra que te quiere, es simplemente porque no te quiere, la cosa es simple, de nosotras depende no hacer las cosas más difíciles de lo que de entrada ya son, evita las mentiras y los enredos, déjate de idealizar y quiérete un poquito más y ponte TU EN PRIMER LUGAR, deja de buscar cariño en donde no lo hay.

Deja de crear excusas baratas que sólo a ti te convienen, pues cuando la vida te ponga de frente a la realidad era demasiado tarde, no podrás frenar y te estamparas de frente con tu amigo el dolor.

No es necesario ser un genio para darse cuenta si un chico quiere estar contigo, por muy ocupada que sea su vida, siempre hay tiempo para una llamada, un mensaje de “buenos días mi amor”, lo qué pasa, es que nos aferramos tanto a una idea prefabricada por nosotras mismas, que nos impide darnos cuenta de que en el amor de pareja son dos los que deben quieren jugar.

De una vez por todas deja de pensar por él, no hables por él, y sobre todo no sientas lo de los dos, ponte en primer lugar, no atraigas a tu vida tinieblas, confusiones, mentiras y dolor.

Deja de romperte la cabeza y fracturar el alma por una relación que en el fondo sabes que no va a funcionar.

No es justo para nadie vivir a la sombra de un sentimiento falso, de una relación fabricada a la medida de lo que tú crees que necesitas, no necesitas mentiras. En este mundo nadie tiene que salvar a nadie, los hombres no son unos dulces cachorritos que van en busca de ayuda para librar sus traumas, y si a si es, créeme que no es tu responsabilidad restaurar una escultura rota, jamás quedará igual, si está confundido y no sabe que es lo que quiere en su vida, ayúdale y sal de ella, hazlo por ti y por los dos.

En este mundo sólo hay dos tipos de hombre, los que aman, y los que juegan a hacerlo.

Cuál quieres para ti?

CHAB

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s